Blog Markets What is the BCK?

Propiedad intelectual y copyleft

Type: Consultancy
Created by sux. Published 20/11/2006 20:28. 0 Comments.
Experts: Abel Garriga
Person in charge:
Date and beginning time: 24/11/2006 19:00
Date and ending time: 24/11/2006 20:00
Duration: 1h
Tags: copyleft, derecho, sociedad, media

¿Cómo hacer para que un programa de ordenador pudiera ser abierto, examinado, copiado y transformado libremente y estar amparado por la ley?

¿Cómo evitar que el primer espabilado que se diera cuenta de la existencia de unos locos que programaban gratis se apoderara del su trabajo y pusiera a su nombre el software realizado por éstos?

¿Cómo se podía conseguir en definitiva que el producto de un trabajo que su autor, por su propia ética consideraba que debía pertenecer a la comunidad para que ésta lo lo copiara, distribuyera y transformara libremente, utilizar la ley para conseguir estos resultados?

Todas estas cuestiones deberían ser las que inicialmente se planteó Richard Stallman, programador y visionario del software libre cuando se decidió a dar a conocer el código fuente (la receta secreta, para entendernos) de sus programas a la comunidad de programadores con el fin de que estos lo pudieran usar a su antojo y sin tener que pedirle permiso cada vez.
Ante esta necesidad creó en 1984 la primera licencia de disribución libre, llamda General Public Lecense (GPL), que consagraba las cuatro libertades básicas para la distribución de software –llamado entonces software libre- y sobre todo, instauraba la genial intuición que permitía que los productos así puestos en circulación, continuaran siendo libres.
Desde entonces han pasada muchas cosas, y entre ellas una de las más importantes, la explosión de internet y la posibilidad de envasar en bits absolutamente (o casi) todo, y por lo tanto la posibilidad de multiplicarlo y hacerlo circular hasta el infinito a un coste cercano a cero.

El copyleft es la aplicación a todas las creaciones, de los principios originariamente creados por Stallman para el software.
El mecanismo es realmente sencillo, y demuestra también que el derecho necesita una aproximación creativa para ser útil: si tal como dice nuestra Ley de Propiedad Intelectual en su artículo primero, “la propiedad intelectual de una obra literaria, artística o científica corresponde a su autor por el solo hecho de su creación” es decir, si el autor tiene el coyright de su obra por el solo hecho de haberla creado, sin necesidad de llevarla a ningún registro ni de realizar ninguna formalidad, repetimos, “por el solo hecho de su creación”, es entonces titular de los derechos morales (derecho al reconocimiento de la autoría, derecho divulgarla o no, derecho a la integridad de la obra y algunos más contenidos en el art. 14 LPI) y de los derechos de explotación (derecho de reproducción, de distribución, de comunicación pública y de transformación).
Pues bien, el autor de una obra que quiera que ésta circule libremente (es decir, sin que nadie le tenga que pedirle permiso antes para utilizarla) en lugar de seguir ostentado esta exclusiva, o de cederla a otro para que la explote, permite de entrada, y de una vez por todas que el resto de nosotros usemos libremente estas obras, dando una autorización general, con algunas condiciones irrenunciables: primera, que se reconozca la autoría de la obra original y segunda, que el ejemplar copiado, distribuido, exhibido y transformado contenga las mismas condiciones (y por tanto esta).
De este modo la obra podrá circular libremente, siempre y cuando quien la use respete estas condiciones. Aquél que las incumpla podrá ser obligado a cumplirlas o a cesar en su uso.
Con esto se consiguen dos cosas importantes para todos aquellos que quieren que sus obras sean devueltas a la comunidad de la que han salido:primero, que nadie pueda apropiarse de estas obras y distribuirlas en condiciones diferentes a las impuestas, y segundo, que el acervo de obras libres vaya creciendo, ya que si alguien crea una obra a partir de otra puesta en circulación con una licencia copyleft, deberá someter a su vez esta obra al mismo tipo de licencia.
Se trata en definitiva de emplear la ley para lograr unos fines para los que el legislador ni imaginaba en el momento de la redacción de la ley, pero que en ningún caso van en contra de su espíritu ni finalidad.
Quizá lo que es revolucionario, lo verdaderamente importante no es tanto el amparo que pueda encontrase en la ley o su utilización de una forma más o menos ingeniosa, sino la ética que sustenta esta voluntad, como lo importante de un geiser no es tanto el vapor que vemos, como los movimientos tectónicos, y las formidables fuerzas subterráneas que han permitido su surgimiento, cuestión esta que, evidentemente, escapa de las capacidades de un simple abogado.

Abel Garriga es abogado especializado en derechos de autor.
Publicado bajo licencia Creative Commons (by, nc, sa)

Rate:

Tota votes: 0   Rating:   Your rating:

Signed up:

Total signed up users: 0   Subscribe: Please log in!

New comment:
Name:
E-mail*:
Comment:
Security code
(type what you read on the image)
Captcha image
  *Email will not be shown.